El arsenal de 50 armas nucleares de EE.UU. que Erdogan usa como «rehenes» para frenar a Trump

0
12
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que hace días aprobó la entrada de las tropas turcas en el norte de Siria, ordenó ayer una batería de sanciones contra Ankara por una operación militar que ha vuelto a convulsionar la siempre tensa región de Oriente Medio. El diario británico «The Guardian» recuerda este martes que uno de los principales temores de Washington para pararle los pies a Erdogan se relaciona con las bombas nucleares guardadas en la base aérea de Incirlik, en el sur de Turquía.

«La presencia de las bombas nucleares B61 en la base aérea de İncirlik, que las fuerzas aéreas de EE.UU. comparten con Turquía, está complicando los cálculos de Washington», informa «The Guardian».

Hace días, el periódico estadounidense «The New York Times» afirmaba que esas bombas nucleares se han convertido en las «rehenes» de Erdogan, motivo por el que se estaba planteando su traslado de la base. Ese cambio de ubicación, indicaba el mismo medio, supondría «el final de la alianza Turquía-EE.UU.».

La base de İncirlik, que Washington utiliza desde la Guerra Fría y donde viven unos 2.500 militares americanos, fue esencial en la lucha contra Daesh y sirve de punta de lanza para las operaciones militares estadounidenses en toda la región, informa AFP.

A pesar de ese escollo, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, afirmó ayer a través de un comunicado: «El presidente Donald Trump ha firmado una orden ejecutiva para presionar a Turquía para detener su ofensiva militar contra el nordeste de Siria y adoptar un alto el fuego inmediato».