Impacto de la pandemia en los casos de divorcio.

0
26

Entre enero y agosto del 2020 República Dominicana tuvo un número de divorcios inferior al registrado en el mismo período en los cuatro años precedentes.

En los primeros ocho meses de este año, en las Oficialías del Estado Civil habían sido asentados 10,487 divorcios, mientras que en el 2019 para ese lapso la cifra ya ascendía a 16,964. En el año 2018 el total era de 16,609; en 2017, de 15,879, y en 2016, de 14,111.

Tras la cuarentena establecida a mediados de marzo para frenar la pandemia de covid-19, los procesos judiciales comenzaron a experimentar retrasos. Eso, de acuerdo con abogados consultados por Listín Diario, incluye los procesos de divorcio.

“Muchos retrasos, mucho tiempo de respuesta en las solicitudes, poca rapidez de los tribunales sobre los fallos de divorcios, entre otras complicaciones” se han presentado en estos meses, según la abogada Leonela Jiménez, especialista en derecho civil y de familia del bufete Morillo Suriel Abogados.

Su afirmación la corroboran otros profesionales del derecho, entre ellos Katherine Matos y Lourdes Féliz.

Matos, experta en derecho de familia de la firma Matos Mateo & Asociados, señala que antes de la pandemia las solicitudes de fecha y fijación de audiencias para los divorcios tomaban como máximo dos días laborables, pero ahora pueden tardar hasta 45 días.

Todas las fases, desde el depósito de documentos hasta la celebración de audiencias, se realizan por vía virtual, una novedad que ha forzado a los involucrados a hacer reajustes.

“Es un proceso nuevo para todos, desde el abogado hasta los jueces, pero como es un tema de salud tenemos que cooperar y adaptarnos”, comenta Féliz, especialista en derecho civil y comercial.

Aún con la caída en el número de separaciones legales asentadas en las Oficialías del Estado Civil, es prematuro establecer el impacto real que tendría la pandemia.

Experiencia

Las oficinas de abogados no manejan un volumen de clientes que les permita inferir la situación general de los divorcios durante la pandemia, pero las expertas consultadas opinan a partir de lo visto en sus prácticas profesionales.

“Sí, ha incidido (la pandemia) desde el punto de vista de nuestra práctica profesional, y eso lo hemos notado en el auge que tenemos en las consultas sobre temas de divorcios”, dice Jiménez.

Lo mismo señalan Matos y Féliz. No obstante, las profesionales aclaran que las consultas y cotizaciones no siempre conducen a una demanda de divorcio.

“A pesar del aumento de consultas y de solicitudes de cotizaciones en relación a las demandas de divorcio”, explica Matos, “observamos que las personas luego de recibir la información de costo y tiempo del proceso, retardan el tomar la decisión, lo que entendemos que es por la falta de recursos para poder llevar a cabo el proceso legal del divorcio”.

Motivaciones

Factores como la presión económica, el encierro prolongado y el estrés de atender a los hijos crean un caldo de cultivo para los conflictos, especialmente en familias que, por razones de trabajo o estudio, nunca han pasado tanto tiempo juntas en el hogar. Por eso, en la cuarentena puede surgir la idea de poner punto final a la relación.

La abogada Lourdes Féliz refiere varios casos de parejas que en medio de la pandemia tuvieron que asumir sus “fallos, diferencias, engaños y distancias emocionales” y optaron por romper el contrato matrimonial.

“Las motivaciones no son diferentes a las de siempre, es decir, la lucha de poder entre ellos, problemas de respeto y comunicación, el dinero y las infidelidades”, comenta.

“Creo que la convivencia ‘obligatoria’ por el asunto de la cuarentena y el trabajo remoto desde el hogar, para parejas que ya traían una relación desgastada, fraccionada o defectuosa, ha sido demasiado para ellos y les ha convencido de que lo mejor es la separación definitiva”, prosigue Féliz.

La cuarentena, entonces, solo habría destapado debilidades que venían arrastrándose desde antes.

Otras parejas que han impuesto demandas de separación en este período de crisis, informan desde una firma especializada en divorcios expresos, ya se encontraban separadas de hecho.

Manutención y visitas parentales

Otras facetas del derecho de familia se han visto alteradas en estos meses, informa Katherine Matos.

Las suspensiones y despidos durante la pandemia han hecho que padres que deben pagar pensión alimentaria se atrasen en el cumplimiento de esta obligación.

En otros casos, padres que siempre han incumplido encuentran en estos momentos una justificación perfecta para mantenerse en incumplimiento y en violación de la ley.

“Es importante señalar que la obligación de prestar alimentos a los hijos no desaparece, y más si existe una sentencia que establezca el monto del aporte. Hay que evaluar cada caso de manera particular y conocer si efectivamente la persona ha sido despedida o ha reducido sus ingresos para ajustar el monto de la pensión alimentaria a esa realidad, pero nunca suprimir su obligación”, argumenta Matos.

En lo que respecta a las visitas parentales, un derecho que implica movilizar a los niños de un hogar a otro constantemente, estas pudieron verse afectadas al poner en riesgo de contagio a las familias involucradas.

 

Tags

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here