Las posibles razones de la caída de Facebook, Instagram y WhatsApp

0
7
La manera de comunicarse entre los ciudadanos actualmente ha cambiado desde la popularización de los servicios digitales. Su excesiva dependencia hace, sin embargo, que cuando dejan de funcionar por los motivos que sean los usuarios anden como pollos sin cabeza.

Hemos dejado de mirarnos a la cara al hablar, y lo pagamos con creces en estos momentos como los vividos el domingo en la enésima caída de Facebook, Instagram y WhatsApp, tres de las aplicaciones más utilizadas del mundo y, curiosamente, propiedad de la misma compañía. Los motivos de este fallo que afectó a las tres aplicaciones durante varias horas no han trascendido, pero teorizando por las posibles causas que sufren este tipo de servicios digitales no se podría descartar ninguna. La anteriore ocasión que se sufrió un problema similar se debió a un cambio en la configuración de un servidor, como explicó la compañía.

1.- Cambio que afecta a una única aplicación. Partiendo de la base que estos problemas se meten todos en el mismo saco de «fallo técnico», a menudo una caída de un servicio digital puede venir como consecuencia de las exigentes y periódicas pruebas de nuevas funcionalidades. Sin embargo, en este caso puede descartarse por el mero hecho de que la avería afectó a las tres aplicaciones de la misma compañía, Facebook, Instagram y WhatsApp.

«Si se hubiera caído un único servicio puede dar que pensar que se trata de un cambio en la aplicación, en algún servicio», apunta a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática de Securízame, que descarta en principio este posible problema dado que este tipo de compañías tan grandes suele tener plataformas para poder realizar las sucesivas pruebas.

2.- Un cambio que afecta a todas las aplicaciones: En cambio, unas pruebas técnicas introducidas en todos los servicios puede tener más sentido. Es decir, compartidas por todos, aunque en opinión de este experto «es difícil de pensar» porque el ciclo de vida de desarrollo no se suelen realizar los cambios en un entorno de producción sino en desarrollo, es decir, en una plataforma de pruebas que no se utiliza por el usuario final. «Cualquier cambio por mínimo que sea se prueba primero en entornos idénticos a producción pero que no son utilizados por clientes», añade.

3.- Una caída en algún elemento relacionado con las comunicaciones para entrar o salir al data center: Las empresas tecnológicas disponen de centro de datos y granjas de servidores repartidos por diferentes puntos geográficos, sobre todo, las firmas que cuentan con servicios digitales tan extendidos como Facebook o WhatsApp.

Aunque un centro en particular sufra algún tipo de fallo -incluso puede ser tan rudimentario como que se vaya la luz eléctrica durante unos minutos-, por regla general estas compañías pueden derivar casi de manera automática el flujo de peticiones de usuarios y de información a otros centros para evitar que se caigan. Algo descartable, en opinión de este experto: «Esto afectaría a un solo centro de datos, dependiendo de cómo está implementado. Un fallo en en un elemento de seguridad perimetral lo descartaría porque los un fallo en sistemas de comunicaciones entre servidores estaría cubierto por otro centro de datos», señala.

4.- Mal funcionamiento del DNS: Otro de los posibles motivos de la caída de WhatsApp, Facebook e Instagram tiene que ver con las llamadas DNS, en inglés Domain Name System (Sistema de Nombres de Dominio). Un protocolo informático que se encarga de apuntar los dominios al servidor correspondiente.

Es «un punto vital» en el funcionamiento de un servicio digital, así que si se ha producido algún fallo que evite que se resuelva «obviamente no puede funcionar nada porque no es posible que las aplicaciones puedan comunicarse con ningún servidor», sugiere este experto. «Tiene sentido pensar que el servicio DNS de Facebook, Instagram y WhatsApp esté en los mismos servidores», añade. Eso sí, es otra teoría que difícilmente se puede sostener en el sentido que este sistema «debe estar redundado» en sitios diferentes y alejados de donde se encuentran los servidores: «Estoy seguro que una empresa como Facebook lo tiene controlado»

5.- Ataque de denegación de servicios o DDoS: Esto es algo común. Se trata de un ataque a un sistema informático que causa que un servicio sea inaccesible a los usuarios legítimos al provocar la pérdida de la conectividad con la red por el consumo del ancho de banda de la red de la víctima o sobrecarga de los recursos del sistema atacado. «Es algo crítico en cualquier servicio de internet, pero se me hace extraño que esto suceda en este caso el DNS provisto para una empresa de tal dimensión».