Las redes chinas contraatacan a las protestas de Hong Kong

0
6
«Chinos, recordad este día». Así se presenta en Weibo, el Twitter chino, un vídeo viral en el que se muestra cómo manifestantes hongkoneses agreden a un ciudadano chino, junto a la etiqueta «Defended Hong Kong», cuyos 7.460 millones de lecturas muestran la postura de los chinos sobre las protestas.

Las primeras semanas estuvieron marcadas por el mutismo: la censura china mantenía el fundido a negro en lo que a las protestas de Hong Kong se refiere, pero en el momento en el que se empezaron a registrar incidentes violentos, la propaganda activó su maquinaria. El bloqueo de las etiquetas referidas a las protestas de Hong Kong cayó en Weibo y en otras populares redes como la aplicación de vídeos cortos Douyin (conocida internacionalmente como TikTok) o el agregador de noticias Toutiao, donde las muestras de apoyo a la Policía y a las autoridades hongkonesas no cesan.

Los medios estatales son los primeros en azuzar a las masas: el principal rotativo nacional, el Diario del Pueblo, escribía este lunes un mensaje en el que, siguiendo la línea marcada por el Gobierno, afirmaba que los «manifestantes radicales han mostrado signos de terrorismo». «Han permitido que se extiendan las atrocidades terroristas, y Hong Kong caerá en el abismo. ¡Acabad con las revueltas, restaurad el orden!», apuntaba.

La prensa oficial es mucho más solícita a la hora de hacerse eco de los vídeos de manifestantes lanzando objetos o cócteles molotov a los agentes antidisturbios que a divulgar por qué comenzaron las protestas o cuáles son sus exigencias.

Esta semana, entre los quince principales temas del momento figuraban: «Todos los sectores condenan la violencia en Hong Kong», «El Gobierno responde después de que un periodista fuese atacado en el aeropuerto de Hong Kong» o «Yo también apoyo a la Policía de Hong Kong».

«Ahora podéis pegarme»
En esta última, con más de 1.590 millones de entradas, se puede encontrar a multitud de usuarios que utilizan un cartel con la inscripción «Qué vergüenza para Hong Kong» en inglés, acompañada de una frase que dijo un periodista del nacionalista Global Times al ser reducido por unos manifestantes que lo confundieron con un agente infiltrado: «Apoyo a la Policía, ahora podéis pegarme».

Es común encontrar opiniones de usuarios sensibles a la llamada al nacionalismo bajo la idea de que «Hong Kong es, y siempre será, parte de China». Y a los que osan arrojar la bandera nacional al río, los comentaristas no tienen piedad: «Si no quieres ser chino, no vivas en el territorio (chino)».

Otros acusan a los manifestantes de tener «mentalidad colonial», les culpan de no haber sabido aprovechar el potencial de haber sido parte del Imperio Británico y de estar bajo influencia de Estados Unidos.

Injerencia de EE.UU.
La supuesta injerencia estadounidense en los asuntos hongkoneses para crear el caos en la ciudad, idea cacareada hasta la saciedad por los organismos y medios oficiales chinos, es otro de los temas estrella de estos días.

«¿Qué es lo que quiere EE.UU.?» es una de las etiquetas más compartidas en la última semana. Promovida por la televisión estatal CCTV, surgió después de que se filtrara una fotografía de una trabajadora del consulado estadounidense en Hong Kong reunida con líderes del movimiento prodemocrático de la ciudad autónoma.

De hecho, la reacción del Gobierno estadounidense preocupa a los chinos: si bien algunos ya han perdido la paciencia y exigen a Pekín que tome cartas en el asunto para acabar de una vez con todas con las protestas, otros aseguran que hacerlo por la fuerza «es lo que EE.UU. quiere», y apoyan al Gobierno, que reiteró recientemente su confianza en que las autoridades hongkonesas resuelvan el problema.

Los que apuestan por el uso de la fuerza celebraron la publicación de un vídeo corto en el que se muestra a numerosos vehículos de la Policía paramilitar china desplazándose a Shenzhen, ciudad limítrofe con Hong Kong; la secuencia tiene más de 1,7 millones de «me gusta». «Es el fin de los independentistas hongkoneses» o «Estoy muy emocionada cuando veo este vídeo, por fin se acerca el final», son algunas de las respuestas más populares.

Según el portal especializado What’s On Weibo, los pocos que se postulan a favor de los manifestantes son víctimas de lo que en chino se conoce como «motor de búsqueda de carne humana», que se podría traducir como aquellos que sufren la ira de los ejércitos de troles organizados.

Una usuaria escribió «Respetad a todo aquel que haga huelga y proteste», y un bloguero con más de un millón de seguidores se hizo eco, publicando la foto de la mujer y atrayendo la atención pública sobre ella; algunos la calificaron de traidora y otros llegaron a publicar sus detalles personales.

Tampoco faltan acusaciones a los medios occidentales que «ponen a los manifestantes como los buenos y a los policías como los malos» o críticas de quienes consideran que «no tiene ningún sentido lo que esta iracunda juventud está haciendo». «Ondean banderas estadounidenses. Pero cuando salen de Hong Kong, la gente les verá como chinos. No entiendo a qué juegan», sentencia otro comentarista bajo el pseudónimo de yuffiehoney.