Obesidad: no todo es culpa del ‘fast food’

0
80
Porciones demasiado grandes y con excesiva cantidad de calorías. Y no solo en los restaurantes de ‘Fast food’, sino también en los ‘tradicionales’ Lo han visto dos estudios internacionales que se publican en el «BMJ» que han analizado la cantidad de proteínas y el volumen de las raciones restaurantes de un grupo de países. Y los hallazgos muestran que las grandes porciones, y la cantidad de calorías, en los restaurantes son un problema global, no limitado a EE.UU.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad global casi se ha triplicado en las últimas cuatro décadas. La identificación de los factores que pueden llevar a comer en exceso, como las prácticas alimentarias y los factores ambientales, puede ayudar al desarrollo de intervenciones efectivas.

La investigación sobre el tamaño de las comidas en restaurantes sugiere que las recomendaciones recientes de salud pública para reducir las porciones de comidas en restaurantes a 600 calorías pueden ser una herramienta para disminuir el aumento de peso y la prevalencia de la obesidad en todo el mundo.

La identificación de los factores que pueden llevar a comer en exceso, como las prácticas alimentarias y los factores ambientales, puede ayudar al desarrollo de intervenciones efectivas

Comer fuera de casa, por motivos laborales, es cada vez más frecuente en muchos países, y algunos estudios sugieren que las personas que comen fuera con más asiduidad tienen un mayor riesgo de aumento de peso y obesidad.

Existen un consenso internacional acerca de que no se ingiera más de 600-700 calorías (kcal) en cada una de las comidas diarias –comida y cena-. Pero, mientras que el foco se ha puesto siempre en el contenido nutricional de los restaurantes de ‘comida rápida’, el contenido en las comidas de los restaurantes tradicionales ha pasado más desapercibido.

En el primer estudio, los investigadores de la Universidad de Liverpool analizaron las calorías de 13.500 comidas principales de 27 grandes cadenas de restaurantes del Reino Unido (21 de servicio más tradicional y 6 de comida rápida).

Los principales platos en las cadenas de comida rápida tenían una media 751 kcal, pero en los de comida más tradicional era superior, 1.033 kcal

Y los resultados fueron, cuanto menos, sorprendentes: los principales platos en las cadenas de comida rápida tenían una media 751 kcal, pero en los de comida más tradicional era superior, 1.033 kcal. El 89% de los platos de estos restaurantes y el 83% de los platos de comida rápida estaba por encima de este límite.

Solo una pequeña minoría de comidas cumplió con las recomendaciones de salud pública de 600 kcal.

Restaurante de comida rápida

Flickr
En el segundo estudio, los investigadores de la Universidad de Tufts en Boston (EE.UU.), evaluaron las calorías de las comidas más frecuentes en 116 restaurantes de comida rápida y de servicio más tradicional en cinco países (Brasil , China, Finlandia, Ghana e India) y los compararon con las calorías de las comidas más populares de los restaurantes de EE. UU.

Y los resultados fueron similares al estudio británico: los platos principales servidos por cadenas de comida rápida tenía una media de 809 kcal, cifra que alcanzaba las 1.317 kcal los platos servidos de los otros restaurante. Solo los de China sirven comidas que contienen significativamente menos calorías que los de los EE.UU.

Y al igual que en el primero de los estudios, solo una minoría de comidas cumplió con las recomendaciones de salud pública de 600 kcal: más 94% de los platos los restaurantes más tradicionales y más del 72% de los platos de comida rápida estaba por encima de este límite.

Más calorías
Aunque se trata de estudios observacionales, por lo que no se pueden extraer conclusiones firmes sobre la causa y el efecto, sin embargo, los hallazgos probablemente subestiman la cantidad de calorías consumidas en los restaurantes porque no incluyeron bebidas, entrantes, postres etc.

Es probable que este fenómeno generalizado esté contribuyendo a la epidemia mundial de obesidad

Lo que está claro es que el problema con las calorías es global, y no solo es responsabilidad de los restaurantes de comida rápida. De hecho, según los dos estudios estarían por debajo de los denominados restaurantes de ‘servicio completo’. Es probable que este fenómeno generalizado esté contribuyendo a la epidemia mundial de obesidad, subrayan, y debe ser un objetivo válido de intervención de salud pública.

Una de las posibles intervenciones que sugieren es que la industria de restauración reduzca la cantidad de calorías en sus comidas, que ofrezca porciones más pequeñas por un precio proporcionalmente reducido y/o que los gobiernos introduzcan un etiquetado obligatorio de todos los productos alimenticios vendidos por las principales cadenas de restaurantes.