Revelan que un grupo de espías rusos corrompió a miembros del Ejército serbio

0
65
El escándalo de espionaje ruso en Serbia, desatado este jueves no empañará las relaciones entre ambos países ni la próxima visita a Moscú del presidente serbio, Aleksandar Vucic, declaró este viernes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Vucic informó la víspera que los servicios de inteligencia de su país documentaron una trama de espionaje ruso que corrompía a miembros del Ejército serbio.

«Consideramos la visita muy importante, comprendemos que existen determinadas fuerzas que quisieran empañarla de antemano, pero estoy seguro que no lo lograrán», expresó Peskov.

El portavoz del Kremlin añadió que la visita será «enjundiosa, productiva y mostrará una vez más la naturaleza de la asociación entre Rusia y Serbia». «Confirmamos la preparación de esta visita, la esperamos», apuntó.

La declaración de Vucic se produjo después de una reunión con los responsables de inteligencia y seguridad interior que convocó tras la aparición de un vídeo en Youtube en el que se mostraba a un oficial de inteligencia ruso entregando dinero a un militar serbio en Belgrado.

Según el mandatario, Serbia está expuesta «a un intenso trabajo de inteligencia de otros muchos países», tanto de grandes potencias como de países de la región, y a presiones contra su política.

El presidente serbio reiteró la neutralidad de su país y aseguró que esta trama de espionaje no cambiará «la política hacia Rusia», país al que considera «hermano y amigo».

Vucic tiene previsto reunirse el 4 de diciembre en Rusia con el presidente ruso, Vladímir Putin, -la tercera reunión de ambos mandatarios este año- y no descartó que la difusión ahora del vídeo estuviese encaminado a enfangar las buenas relaciones entre ambas capitales.

Serbia, que aspira a ingresar en la Unión Europea (UE), mantiene buenas relaciones políticas y económicas con Rusia, país al que no ha impuesto sanciones por la crisis de Ucrania, a diferencia del resto de los socios del bloque.

Rusia es también el principal aliado de Serbia en su postura de no reconocer la independencia de su antigua provincia de Kosovo.