Se confirma la seguridad de un fármaco para el VIH en mujeres embarazadas

0
19
Dolutegravir (DTG) es uno de los fármacos más eficaces en el tratamiento del virus que causa el sida, el VIH. Sin embargo, su uso en mujeres embarazadas se suspendió debido a los resultados del estudio Tsepamo, presentado el año pasado durante la 22ª Conferencia Internacional sobre el SIDA (AIDS 2018) que mostraban que su uso en el embarazo podría estar relacionado con los defectos del tubo neural, defectos congénitos graves del cerebro y la columna vertebral.

Como resultado, algunos países suspendieron sus planes de regímenes basados en DTG y la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un ‘aviso’ sobre el uso de DTG en de mujeres en edad fértil.

Ha pasado un año para que se demuestre que este riesgo es mucho más bajo de lo que se pensaba, menos del 1%, lo que ha provocado que la OMS haya emitido hoy unas guías de tratamiento actualizadas sobre la terapia antirretroviral y el uso de DTG en las se recomienda este medicamento como el tratamiento de primera línea y segunda línea preferido para todas las poblaciones, incluidas las mujeres embarazadas y las que tienen potencial de maternidad.

Sin embargo, como denunció Jacque Wambui, de la ONG AFROCAB, en este periodo muchas mujeres han perdido la oportunidad de ser tratadas con este fármaco, lo que ha supuesto un perjuicio para ellas.

En esta misma línea ha ido Deborah Birx, la Coordinadora mundial de VIH / SIDA de EE.UU., que reconoció que, aunque las nuevas guías suponen una buena noticia, «el problema es que, al menos, harán falta dos años para terminar con la idea de este medicamento es peligroso para los bebes».

Tanto Brix como Wambui han subrayado que «la ciencia, la comunidad y la política deben hablar con una única voz. Las decisiones deben ser tomadas en conjunto».

Al menos, harán falta dos años para terminar con la idea de este medicamento es peligroso para los bebes

«El compromiso de la comunidad, incluidas las mujeres que viven con el VIH, ha desempeñado un papel clave en la actualización de estas recomendaciones y será fundamental para su implementación»,destacó Wambui. «En última instancia, lo más importante es ofrecer a las mujeres la opción de tomar decisiones informadas», añadió Anton Pozniak, Presidente de la Sociedad Internacional del SIDA .

Rebecca Zash – AFP

Las nuevas evidencias que han hecho cambiar las directrices a la OMS proceden de una actualización del estudio Tsepamo de Botswana, que analizó más de 119.000 partos desde agosto de 2014 hasta abril de 2019, incluidas casi 1.700 mujeres que tomaban terapia basada en DTG. «Hemos encontrado que el riesgo en la prevalencia de las enfermedades del tubo neural en las mujeres que toman DTG es menor que lo señalado originalmente. Específicamente, los defectos del tubo neural se produjeron en tres por cada 1.000 partos entre las mujeres que recibieron DTG desde la concepción, en comparación con uno por cada 1.000 partos entre las mujeres que tomaron otros regímenes ARV», señaló en una conferencia de prensa abarrotada Rebecca Zash, coordinadora del trabajo.

Estos datos se ven reforzados, además, por un estudio de vigilancia llevado a cabo en Brasil que incluyó a 1.468 mujeres que quedaron embarazadas mientras tomaban terapia antirretroviral, 382 estaban tomando DTG en la concepción. En este caso, no se observaron casos de defectos neuronales. Esta evidencia respalda la conclusión general de que incluso si la terapia basada en DTG está asociada con un riesgo elevado es estos defectos, el riesgo sigue siendo bastante bajo.

DTG es un medicamento más efectivo, más fácil de tomar y con menos efectos secundarios que los medicamentos alternativos que se usan actualmente

«Vamos a seguir un programa de farmacovigilancia en las madres expuestas DTG, pero también en los niños que sus madres fueron tratadas con DT. Lo relevante de nuestros datos es son de la ‘vida real’ no de un análisis clínico», señaló Fernanda Fernandes Fonseca, del Instituto de Salud Pública de Brasil.

DTG es un medicamento más efectivo, más fácil de tomar y con menos efectos secundarios que los medicamentos alternativos que se usan actualmente. DTG también tiene una alta barrera genética para desarrollar resistencia a los medicamentos, lo cual es importante dada la tendencia creciente de la resistencia a los regímenes basados en EFV y nevirapina. En 2019, 12 de los 18 países encuestados por la OMS informaron que los niveles de resistencia a los medicamentos antes del tratamiento superaban el umbral recomendado del 10%.