Biden debuta en territorio extranjero reuniéndose con Johnson en plena «guerra de las salchichas»

0
24
Fue en diciembre de 2019, durante un evento de recaudación de fondos, cuando el entonces candidato demócrata Joe Biden se enteró de que, al otro lado del Atlántico, Boris Johnson había ganado la mayoría absoluta en el Parlamento en las elecciones británicas.

Entonces, el ahora presidente estadounidense calificó al premier como «una especie de clon físico y emocional» de Donald Trump, unas palabras que probablemente no le hayan gustado al primer ministro, pero que es posible que no tenga en cuenta esta tarde durante el primer encuentro entre ambos, donde otros temas más importantes que esa opinión están sobre la mesa.

Ambos líderes se encontraron en la localidad inglesa de Cornualles este jueves, un día antes de que comience la Cumbre de tres días de los miembros del G7, en un viaje en el que Biden debuta en el extranjero tras asumir el poder el pasado enero. Sin embargo, este estreno, así como el de Johnson, se vieron ensombrecidos por la noticia de que Biden, de ascendencia irlandesa, ordenó a los funcionarios estadounidenses reprender a Reino Unido p
or poner en peligro el proceso de
paz en Irlanda del Norte
debido a su enfrentamiento con la Unión Europea.

Y es que cuando el norteamericano aterrizaba en territorio británico, los negociadores de Londres y Bruselas ponían fin a un encuentro en el que, como era de esperar, no hubo puntos en común sobre la llamada ‘guerra de las salchichas
‘, nombre que se ha puesto a un conflicto que es consecuencia directa del Brexit y que ha ido escalando porque, a partir del 30 de junio, las carnes refrigeradas de Gran Bretaña no podrán entrar en Irlanda del Norte.

Este país, que forma parte del Reino Unido, ha seguido las normas de la UE a efectos aduaneros durante un período de gracia de seis meses post divorcio que está a punto de acabar y cuyos controles fitosanitarios exigen que toda la carne esté congelada.

El objetivo, evitar una frontera dura
Una vez más, los negociadores de ambas partes intentaron resolver la cuadratura del círculo con respecto al Protocolo de Irlanda del Norte, aunque sin ningún avance significativo, y aunque el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, dijo que aún hay tiempo para encontrar una solución, advirtió que la UE está perdiendo la paciencia y no descarta represalias.

Ursula von der Leyen: el protocolo es la «única solución» para evitar una frontera dura

Precisamente, el protocolo tiene como objetivo evitar una frontera dura entre las dos Irlandas, ya que de lo contrario se pondría en riesgo el acuerdo de Paz de 1998. Un fallo en esta negociación podría desatar no solo una guerra comercial con la UE, sino, además, poner en peligro un acuerdo comercial que Reino Unido anhela tener con su aliado americano una vez consumado su divorcio con Bruselas.

Según el diario ‘The Times’, Biden ordenó a Yael Lempert, la funcionaria estadounidense de más alto rango en Reino Unido, emitir una reprimenda diplomática extraordinaria a David Frost, negociador en Londres, por poner en peligro el proceso de paz de Irlanda del Norte por el Brexit, y acusó al gobierno de Johnson de estar «inflamando» las tensiones por su posición en el debate. Este jueves, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que el protocolo es la «única solución» para evitar una frontera dura con la República irlandesa y que debe ser implementado «por completo».

Objetivos compartidos
En cualquier caso, y más allá del Brexit, contra el que Biden siempre estuvo en contra, fortalecer las buenas relaciones entre ambos y dar un mensaje de unidad ante China y Rusia es un objetivo compartido por Biden y Johnson, que pese a sus diferencias, están alineados en grandes temas como el cambio climático y cuestiones de seguridad nacional, así como en su posición con respecto a la cooperación en defensa y el intercambio de inteligencia.

También se espera que tengan posiciones cercanas en relación a la vacunación contra el Covid-19 a nivel mundial y que tras su encuentro se ponga en marcha un grupo de trabajo para hacer recomendaciones sobre la reanudación segura de los viajes internacionales.