El barro y Ucrania

0
59
Uno de los principios fundamentales del orden liberal internacional –construido sobre la derrota del fascismo y el nazismo pero cuestionado por una geopolítica cada vez más atroz– ha sido el respeto a las fronteras. Sobre todo en el Viejo Continente, tan marcado por las cicatrices de su violenta historia. Sin embargo, la obsesión de Vladimir Putin por hacer a Rusia grande de nuevo, está planteando un inquietante retorno al pasado más oscuro del mundo contemporáneo: ¿es posible alterar fronteras por la fuerza en el siglo XXI?

Ante el maratón diplomático de esta semana para evitar un conflicto armado en Ucrania, el gran problema es que todas las partes saben perfectamente que ni Estados Unidos ni la OTAN contemplan una respuesta militar… Ver Más