El Torito casi llora en el Senado; se pregunta: “Qué cosa tan grande ha hecho en este país” 

0
26

Con voz entrecortada, impotente y preguntándose qué cosa tan “grande” le ha hecho Héctor Acosta “el Torito” a la República Dominicana que no sea alegrar a su gente. 

“Cuando la perversidad y el odio se unen son demoledoras; pero cuando usted la acompaña de la mediocridad se convierten en letal.  Desde ayer (lunes) mi familia y yo hemos vivido lo que es esa envestida letal de los mediocres que se esconden detrás de un celular o una computadora para expresar todo lo que se le ocurra, todo lo que piensan, sin investigar, sin preguntar, sin saber si usted tiene hijos, si su madre está viva o si usted está en salud”, acotó.  

Héctor, a quien con mala intenciones se le quiso vincular al caso “Falcón’, dijo que su formación cristiana y de valores no le permitieron decir ante el hemiciclo todo lo que su corazón siente. 

“Le pido a Dios que me acompañe en la tolerancia durante el trayecto de mis palabras”, fue lo expresado por el merenguero durante su intervención la tarde de este martes en la cámara alta. 

Agrega en su alocución que tiene 30 años de carrera artística de manera ininterrumpida.  

“30 años de trasnoche, de mala noche, de no saber lo que es dormir 5 horas cuando lo normal son 8. Y yo me pregunto: Qué cosa tan grande yo he hecho en este país que no sea alegrar el corazón de la gente”, sentenció el cantante. 

Se cuestionó qué precio más hay que pagar para soportar que jueguen con la ‘integridad, y con la dignidad de la gente de trabajo’. 

“A mí me dijeron muchas veces que no te metas a la política, que tú no das para eso… sigue en tú música que eso es lo que tú sabes y yo por defender a mi pueblo, a los humildes, decidí pagar el precio de enfrentarme a los mediocres, a los perversos, a los que están llenos de odio en su corazón”. 

Al final, el Torito como es conocido en la música el senador por la provincia Monseñor Nouel agradeció a sus colegas y a la gente “humilde” que le han dado apoyo y muestras de “solidaridad” durante este trago amargo que le ha tocado vivir.