Emma Coronel, la mujer del ‘Chapo’ Guzmán, se declara culpable por tráfico de droga y lavado de dinero

0
27
Emma Coronel acompañó casi cada día a su marido, Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán, durante los meses que duró el juicio del que fue el jefe del cartel de Sinaloa, celebrado en Brooklyn en el invierno de 2018 y 2019. Este año, la fiscalía de EE.UU. determinó que Coronel, de 31 años, también acompañó al narco en su negocio y le impuso cargos por tráfico de droga y lavado de dinero.

Ahora, la mujer del criminal más famoso del mundo le acompañará en la vida penitenciaria: este jueves se declaró culpable en un juzgado de Washington y seguirá en prisión hasta que se le imponga la sentencia en septiembre.

Coronel fue detenida en febrero en el aeropuerto Dulles de Washington y ha estado arrestada desde entonces. Se convirtió en una figura conocida en EE.UU. por su presencia continua en el juicio del Chapo. Subida a tacones de aguja, con vestuario y maquillaje impecable, pasaba las horas sentada en el banco para invitados de la defensa, en una muestra de apoyo inquebrantable a su marido.

Ayer cambió su apariencia de forma completa, con ropa penitenciaria verde y con una mascarilla blanca. Lo que no está claro es si cambiará su apoyo a su marido. Es habitual que las declaraciones de culpabilidad vayan ligadas a una negociación con las autoridades para optar a una pena menos gravosa. Pero tampoco lo incluye de forma necesaria.

Su abogado, Jeffrey Lichtman, aseguró que Coronel no se ha comprometido a cooperar con las autoridades pero aseguró que esperaba que en septiembre reciba una condena inferior a diez años.

«Está muy contenta de dejar esto atrás», dijo tras la vista Lichtman, que también dirigió la defensa del Chapo en su juicio, que acabó con una sentencia de prisión de por vida y treinta años adicionales para el narco.

Cartel de Sinaloa
La fiscalía ha acusado a Coronel de «haber ayudado y ser cómplice» del cartel de Sinaloa en el tráfico de drogas como cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas, aseguró el fiscal Anthony Nardozzi.

La mujer del Chapo, una participante de concursos de belleza en Sinaloa que conoció al narco cuando tenía 17 años, fue instrumental en que su marido siguiera al frente del negocio cuando estuvo en prisión en México: era correa de transmisión de sus mensajes, y colaboró en la famosa fuga de la cárcel de Altiplano en 2015.

El papel de Coronel «permitió a Guzmán recuperar su liderazgo en el Cartel de Sinaloa y, con ello, reforzó sus negocios de tráfico de droga», dijo Nardozzi.

Lichtman defendió en la vista que Coronel fue una «participante mínima» en el negocio del cartel. «Fue una parte muy pequeña de algo mucho más grande».

El Chapo está en una cárcel de máxima seguridad -la Supermax de Colorado- desde 2019. El futuro de su mujer está en duda hasta que escuche su sentencia en septiembre, pero lo que es seguro es que pasará un tiempo también entre rejas.