Encuentran a un caimán con restos humanos dentro de su estómago en Luisiana

0
23
Un caimán de 504 libras (228 kg) ha sido capturado en Luisiana con lo que parecen ser restos humanos en su estómago, según informa la Oficina del Sheriff de la parroquia de St. Tammany. Se cree que los restos pertenecen a un hombre de 71 años, que sufrió un ataque mortal durante las inundaciones del huracán Ida.

Tras dos semanas de búsqueda, la captura del caimán, de 3’65 metros, pone fin al operativo que llevaban a cabo las agencias locales y estatales de Timothy Satterlee Sr.

El hombre fue visto por última vez el 30 de agosto, mientras revisaba los daños que la tormenta había causado en las afueras de su casa en Slidell, situado a 55 km al noreste de Nueva Orleans.

El animal, «que pesa unas sorprendentes 504 libras», pudo ser atrapado gracias a una trampa colocada por dos cazadores con licencia del Departamento de Vida Silvestre de Luisiana, según indica un comunicado emitido el lunes por la Oficina del Sheriff de la parroquia de St. Tammany.

Los agentes de vida silvestre estaban rastreando el área en botes aéreos el sábado cuando un avión no tripulado que habían desplegado vio un caimán «bastante grande» no lejos de la casa de Satterlee, ha dicho el capitán Lance Vitter, portavoz de la oficina del alguacil.

«Fue entonces cuando descubrieron las partes del cuerpo»

Estos colocaron trampas, que atraparon al animal el lunes. Tras su captura, los agentes sacrificaron y abrieron al caimán «y fue entonces cuando descubrieron las partes del cuerpo», ha dicho Vitter. «Eran las partes superiores de un cuerpo humano».

La oficina del alguacil ha añadido que «los investigadores trabajarán conjuntamente con la oficina del forense de la parroquia de St. Tammany para verificar que esos restos pertenecen a Timothy Satterlee».

El ataque ocurrió el día después de que Ida, uno de los huracanes más poderosos que jamás ha azotado la costa del Golfo de EE. UU., causase devastadoras inundaciones en algunas áreas fuera de un nuevo sistema de diques y compuertas que protege la ciudad.

Una zona frecuentada por caimanes
La casa de Satterlee no está lejos de un área frecuentada por turistas que la visitan para realizar «recorridos por los pantanos», conocida por ser una zona en la que los avistamientos de caimanes y otros animales salvajes son comunes, ha dicho Vitter. Los caimanes no suelen atacar a los humanos a menos que la comida que han escondido haya sido desplazada, como puede ocurrir durante las grandes tormentas, ha señalado.

La esposa de Satterlee vio a un gran caimán atacar a su esposo después de que este habría salido de su casa elevada para verificar el contenido de su cobertizo, que estaba a nivel del suelo. Mientras revisaba las instalaciones, el caimán
le sorprendió

y le arrancó uno de los brazos, ha afirmado Vitter, relatando la declaración de la esposa a las autoridades. La viuda, de 68 años, intervino en el ataque para intentar ayudar a su marido y el caimán desapareció en el agua.

«Nunca pensó, ni en sus pesadillas más salvajes, que volvería y él se iría»

Sangrando mucho y comenzando a desmayarse, el esposo le dijo que se subiera a su bote pequeño y buscara ayuda, explica Vitter. Asimismo, ha señalado que la esposa habría tenido dificultades para meter a su esposo en el bote sin su ayuda y sin que se volcara, por lo que lo dejó en las escaleras.

La mujer encontró ayuda a una milla de distancia (1,6 km) y cuando regresó su esposo había desaparecido. «Nunca pensó, ni en sus pesadillas más salvajes, que volvería y él se iría».