Exoneran a una mujer de 74 años tras pasar 27 en la cárcel por un crimen que no cometió

0
47
El 26 de junio de 1987, Joyce Watkins, ahora de 74 años, y su novio en ese momento, Charlie Dunn, fueron a buscar a la sobrina nieta de cuatro años de Watkins, Brandi, en Kentucky, según un informe presentado ante el condado de Davidson. Corte Criminal.

A la mañana siguiente, Brandi no respondía, por lo que Watkins la llevó al Nashville Memorial Hospital.

La niña sufrió una lesión vaginal grave y un traumatismo craneal. Fue declarada muerta al día siguiente, según el informe. Los dos estuvieron con Brandi durante solo nueve horas, pero el médico forense, Gretel Harlan, concluyó que las lesiones ocurrieron durante ese tiempo.

Un año después, en agosto de 1988, Watkins y Dunn fueron condenados por asesinato en primer grado y violación con agravantes.

Los dos pasaron 27 años tras las rejas antes de obtener la libertad condicional en 2015. Sin embargo, desde ese momento Joyce decidió que no descansaría hasta demostrar su inocencia.

Brandi vivía con su tía abuela Rose Williams ya que su madre se encontraba en Georgia. Durante ese tiempo, un trabajador del Departamento de Servicios Sociales de Kentucky visitó la casa de la tía al recibir una denuncia de abuso sexual contra la menor.

Williams explicó que las lesiones de Brandi se debieron a un accidente en la escuela durante el recreo y la investigación de abusos se cerró. A pesar de esto, Watkins y su pareja fueron declarados culpables.

El informe para la exoneración de la condena presentado el 10 noviembre de 2021 incluyó un informe de la doctora Shipla Reddy, quien señaló que la «metodología del Dr. Harlan para fechar la lesión en la cabeza con base en la falta de respuesta histiocítica en el tejido cerebral no es un método legítimo para fechar el traumatismo craneal pediátrico».

Ahora, 35 años después, Watkins ha sido exonerada después de que se propusiera limpiar su nombre. Dunn también fue absuelto del crimen y exonerado póstumamente.

Su hija, Jackie Dunn, estuvo en la audiencia el miércoles. «Desearía que mi padre estuviera aquí para presenciar este día», dijo. «Él sabía que era inocente, sabía que no cometió esos crímenes», dijo Dunn a WTVF, afiliada de CNN.