La reforma fiscal tributaria no puede esperar más

0
31

Estamos consciente de que una reforma fiscal o tributaria significaría el tener que procurar más dinero, pero este necesario instrumento para la gobernabilidad no debería esperar que termine este año sin que se defina e inicie su implementación, aunque sea a modo de ensayo; sobre todo que ya han pasado casi 10 años en la aprobación de la ley de estrategia nacional de desarrollo, la cual fue aprobada en el año 2012, y se previó a más tardar en el 2015, realizar ese pacto fiscal.

Sabemos que esta figura esencial para el desarrollo fue archivada y solo cuando hay cambio de gobierno lo desempolvan tímidamente. Por lo que la nueva reforma tributaria, tendrá que ser enfrentada con mucha valentía y ver en qué medida afectaría a:

Antes de adentrarnos en el desarrollo del tema, debemos explicar el por qué y cómo hacerlo.

Entendiendo que todos debemos apoyar a las autoridades, sin esperar más que el beneficio para todo el país.

En el desarrollo de mis actividades privadas y públicas, puedo decir que en lo personal solo he compartido en dos ocasiones con el presidente Luis Abinader, ambas ocasiones las tengo grabadas en mi mente; la primera fue en una actividad política en la ciudad de San Cristóbal, en un mitin de cierre de campaña del entonces candidato a Sindico de esa ciudad por el otrora glorioso PRD, en mayo del 2010, y la segunda ocasión, en diciembre del 2012, atendiendo a una cita de negocios solicitada por mi persona y fue celebrada en su oficina privada. Ambos encuentros coordinados por su asistente, quien es una apreciada amiga, una gran profesional y de mucha confianza del Sr. Presidente.

Es decir, que, en términos personales, el Presidente Abinader y mi persona, tanto el uno para el otro, somos dos desconocidos. No obstante, en ambas ocasiones me dejó gratamente impresionado y posteriormente, dando seguimiento a su trayectoria, a su crecimiento político y estilo de gobernar, entiendo que debemos contribuir con los aportes que, según nuestros criterios, podrían funcionar y contribuir de esa manera con el país.

Sabemos que en materia política y económica no hay milagros ni magias, solo hay realidades. Y es por esto, que vamos a continuar con un análisis económico que realizamos hace ya casi 40 años.

Estamos hablando de una época en que un galón de gasolina costaba menos de RD$4.00 y un vehículo bueno costaba entre RD$15,000.00 y RD$50,000.00. Para un mejor entendimiento les transcribo solo la parte de las sugerencias que le envié al FMI en el año 1984 (ver carta completa a solicitud por correo).

En referencia al análisis señalado anteriormente, en el mismo nos referíamos al daño que ocasionaban el otorgamiento de las exoneraciones, entre otros aspectos importantes, de interés para la nación, reflexión esta que en aquel momento me pareció interesante hacerla del conocimiento, mediante carta al director del Fondo Monetario Internacional ( FMI ), Sr. Jacques De Larosiere, el 29 de Agosto del 1984. El 23 de Octubre del mismo año recibí acuse de recibo sobre dicha carta, de parte del Sr. Azizli F. Mohamed, Director del departamento de relaciones exteriores.

La base de sustentación del referido trabajo que ahora quiero compartir con ustedes, en el entendido de que podría ser una referencia importante y enriquecedora para las labores que desarrollaran los que participarían en la próxima reforma fiscal es la siguiente:

Aun en el tiempo, casi 40 años, considero que muchas de las razones que motivaron esos trabajos persisten, más aun, cuando parecería que estamos colocados en la antesala de una posible negociación con un organismo crediticio internacional (como ya lo anuncio el gobierno en su último informe y publicado en todos los medios de prensa y la inminente reforma tributaria.

Retomando el objetivo esencial del presente trabajo, que se refiere al análisis del presupuesto en vigencia para el presente año, vamos a iniciar con un ejemplo de nuestra propia realidad y presentemos aquí el presupuesto 2021 y su composición.

Total aproximado RD$1,250.0 (billón).

Para sustentar este trabajo, he dedicado un precioso tiempo en tomar notas de todas las opiniones que han salido en los medios de comunicación y debates, paneles de grandes sabios y expertos de la economía dominicana, diversas opiniones de organismos internacionales, observatorios de políticas públicas, de universidades, de líderes políticos y hasta trabajos muy calificados de pasados presidentes, funcionarios del actual gobierno, pasados gobernadores del Banco Central y de otras instituciones fiscales y financieras; hasta de las últimas recomendaciones del FMI recientemente publicadas, cortadas al 30-06-2021, y que recomienda ampliar el universo de la base impositiva y limitar las exenciones, no sin antes señalar que las recaudaciones fiscales al 2021 están rezagadas en relación a la región.

Es aquí donde queremos poner todo nuestro énfasis en demostrar a los actores del equipo económico del gobierno y sobre todo al equipo operativo por qué decimos esto: Porque este es un tema muy espinoso. Por el que cancelan funcionarios, y cierran empresas, y hasta pudieran atentar contra la vida de seres humanos. Tocan en esencia a personas y sectores muy poderosos que tienen más de 40 años disfrutando de unos incentivos y privilegios que quizás solo benefician a el 5% de los dominicanos.

Explicamos:

Este término o concepto económico se originó en EE.UU., en 1967, por Stanley Surney, asistente del tesoro de los EE.UU.

El efecto de esta variable en los últimos años se sitúa en más de un 6% del PIB, lo cual casi iguala el monto de financiamientos requeridos para equilibrar los ingresos faltantes en el presupuesto.

Existe la falsa creencia de que la clase baja no paga impuestos y la verdad es que la clase media y los más pobres son afectados muy desproporcionalmente en las cargas impositivas, sin dejar de entender que los más ricos son afectados desproporcionalmente, porque solo pagan los que están organizados en empresas o profesionales independientes. Naturalmente que el universo de los que pagan hay que ampliarlo y el privilegio de unos pocos hay que distribuirlo para todos.

Para ello se necesita que el mandatario rompa con esa tradición de que los grupos económicos incidan en los ajustes que se deben de hacer con una verdadera reforma tributaria y fiscal o como se le quiera llamar y para ello volvemos a retrotraer la composición del actual presupuesto:

Total presupuestado, aproximado RD$1,250.0 (billón).

Esto no es un ejercicio de mucha técnica de la economía, más bien un ejercicio contable o de simple matemática.

El gobierno necesita por lo menos 200 mil millones de recursos adicionales y si elimina el 100% de los gastos tributarios, ya está resuelto, así de fácil. Esto independientemente de ir ampliando el universo de los que pagan y la disminución de gastos innecesarios, ya anunciados por la administración del presidente Abinader.

El gobierno tiene técnicos sumamente calificados para iniciar este ensayo paulatinamente, el cual podría iniciarse de inmediato, y comenzar con los combustibles y el ITBIS, para que los beneficios lleguen al consumidor, ya ustedes tienen la experiencia con las tarjetas de ayuda.

Los técnicos buscarían que los usuarios disfruten en un 100% de los beneficios que hoy se quedan casi en un 40% en los agentes de retención del impuesto.

Estamos en presencia de un país rico pobremente administrado, y en realidad lo que se necesita es un gobernante serio y mucha voluntad, sensible, y con suficiente carácter para romper con los esquemas del pasado y poner la casa en orden.

Ha llegado la hora de que los que más tienen, entiendan que no pueden seguir acumulando tantas riquezas a costa de seguir con los mismos privilegios que heredaron por esfuerzo propio o por sus antepasados, que sobrevivieron la férrea dictadura.

No hay que salir de cacería a perseguir donde están esos bienes y quienes los han obtenido y en qué forma (eso se le deja a la justicia restaurativa que tendrá que llegar algún día).

Lo que hay que hacer es parar la hemorragia de nuestro déficit fiscal, soportado durante los últimos 30 años con financiamientos irresponsables para poder cuadrar el déficit presupuestario años tras años.

Mientras las arcas de los más poderosos se llenan todos los años a base de los subsidios y privilegios que solo disfrutan un reducido grupo.

Los tecnócratas y representantes del poder empresarial dirán que estamos locos. Si ya no hay caña, café, ni cacao, solo nos queda el turismo, las zonas francas, la minería y la inversión extranjera.

Hágase un ejercicio costos-beneficios de los recursos recibidos por los sectores que se benefician de los llamados gastos tributarios, asumiendo que el Estado reciba lo que le corresponde de esos ingresos no recibidos.

Vamos a dividir los sectores más privilegiados por su crecimiento económico en los últimos 30 años, éstos se agrupan más o menos en tres grandes grupos:

Si analizamos estos 3 grupos, en el primero hay una mezcla de todos los calibres y están los grandes profesionales con maestrías, sonoros nombres, poderosos e intelectuales.

En el segundo y tercer grupo, por igual poderosos, es muy difícil encontrar algunos con estudios universitarios. Son hombres y mujeres forjados a puro pulmón y grandes sacrificios, a sangre y fuego. Se han organizado y hoy son grandes empresarios que se han insertado en las organizaciones políticas y muchos forman parte de nuestro congreso y gobiernos municipales.

Pero lo asombroso es, que estos dos grupos le han dado una lección a la élite del grupo uno, que debería llamarlos a reflexión y por lo menos imitar lo que han hecho los empresarios de menor jerarquía, para solo citar algunos ejemplos.

Me voy a referir a los aglomerados en Fenatrado y Conatra, y esto pueden buscarlo en los medios de prensa del mes de febrero del año en curso, donde ambos líderes por separado les han hecho un llamado al gobierno para que le elimine los subsidios y las exoneraciones, ( que han sido parte de su desarrollo ), a cambio de eliminar de una vez y por toda, los privilegios a todas las empresas que disfrutan los mismos sin ningún beneficio para el país.

Son tan sinceros que le ofrecen al gobierno un listado con todas esas empresas con la cantidad de galones y las cuantifican en más de 40,000 millones de pesos, que dejan de ingresar al Estado Dominicano vía gastos tributarios, serían recursos suficientes para mejorar el transporte y abaratar el costo de los pasajes.

Los empresarios del área de las bancas de apuestas y juegos de azar, antes y luego del escándalo del 13 en la Lotería Nacional, aboga porque se organicen sus negocios y eliminen las bancas ilegales y que se renegocie el pago de sus impuestos.

¿Díganme qué han propuesto los del grupo de la elite que no sea más beneficios para sus asociados?, con cero sacrificio y acaparando todos los recursos aportados por el Banco Central para palear la crisis sanitaria y la pandemia del Covid-19 que azota el mundo.

Señor Presidente, ponga sus técnicos a dar la milla extra, no aquellos que le recomiendan los sectores interesados, sino los de su plena y absoluta confianza. Usted es un economista que entiende perfectamente la materia y de lo que significa la relación costo/beneficios.

Con los ajustes aquí propuestos y un aumento del universo de los contribuyentes, podrá bajar la tasa impositiva a un nivel de un 10% a 15%, al término de su primer período, al igual que el Itbis.

Hay que recordar, que países como Grecia y Puerto Rico, se fueron a la quiebra producto de la aplicación de políticas del “dao”, la de los gastos mayores que los ingresos y la política de los financiamientos se agotaron.

ste país solo saldrá adelante si todos ponemos nuestro granito de arena, si aquellos mas privilegiados dan de su parte justa en hacer esto posible y todos en una sola voz contribuimos con el país que el Señor Presidente tanto ha hecho su compromis

Adelante Presidente, Usted tiene luz verde y cuenta con todos nosotros los dominicanos que soñamos con ese país incluyente y prospero.