Maduro desdeña la propuesta de Guaidó y le recuerda que ya hay negociaciones abiertas

0
43
Juan Guaidó dio ayer un paso al frente y planteó un nuevo proceso de negociación con Nicolás Maduro cuyo fin último es abrir la vía electoral en Venezuela. Para ello llamó a las potencias internacionales a sumarse en la convocatoria de elecciones «libres y justas» a través del denominado ‘acuerdo de salvación nacional’ que expone una hoja de ruta para destrabar la crisis política en el país sudamericano. La propuesta del presidente interino va más allá, propone dar incentivos al régimen que incluya el levantamiento de sanciones atados al cumplimiento de los objetivos.

Sin embargo, el mandatario venezolano desdeñó la propuesta de Guaidó y lo acusó de «quedarse por fuera, aislado y derrotado» y le recordó que «los diálogos ya están en curso». Esto último en alusión a las negociaciones que vienen encarando los noruegos desde septiembre del año pasado en Caracas, con el apoyo del Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell y España, con representantes de la oposición venezolana como el excandidato presidencial Henrique Capriles y el exdiputado de la Asamblea Nacional,
Stalin González para lograr unas garantías mínimas de cara a una proceso electoral

. Capriles es un actor fundamental en este proceso que se teje triangularmente entre Washington- Bruselas y Caracas.

«Nadie le consulta nada, y el rumbo del país ya va fijado hacia unas megaelecciones este año 2021, y él trata de pegar un brinco», dijo Maduro haciendo referencia al anuncio del Consejo Nacional Electoral (CNE), una hora antes, de convocar una elección conjunta municipal y regional para finales de este año, aún sin fecha fijada. En ellas, se elegirán 23 gobernadores, 335 alcaldes, así como legisladores y concejales al Concejo Municipal y Consejo Legislativo.

Se trata del primer comunicado oficial del nuevo CNE 3+2 (tres rectores chavistas y dos de la oposición identificada con Capriles) elegido el pasado 4 de mayo por la Asamblea Nacional chavista como una de esas garantías democráticas por las que aboga el dúo opositor.

El presidente del CNE, Pedro Calzadilla, se ha comprometido a agilizar los procesos de inscripción y renovación de nóminas de estas organizaciones con fines políticos y revisar el estado de las inhabilitaciones políticas. Así como «el más amplio» programa de observación internacional, por lo que cursarán las invitaciones a fin de garantizar la mayor presencia posible.