Mueller cierra la investigación de la trama rusa sin imputar a Trump

0
272
El fiscal especial Robert Mueller dio ayer por finalizada su controvertida investigación de la trama rusa en las elecciones de 2016, un asunto que ha marcado la presidencia de Donald Trump casi desde la llegada a la Casa Blanca del multimillonario neoyorquino.

Tras casi dos años de pesquisas, Mueller entregó ayer las conclusiones de sus pesquisas al fiscal general, William Barr, que tendrá en sus manos ahora decidir sobre la publicación del informe. Barr y su equipo se encargarán ahora de elaborar un resumen que, según una comunicación del propio fiscal general al Congreso, será enviado a los legisladores «este fin de semana».

El contenido del informe es todavía confidencial. La investigación de Mueller era muy amplia, pero trataba de responder a tres cuestiones fundamentales: la existencia de una injerencia de Rusia para alterar el resultado de las elecciones de 2016; el complot de la campaña de Trump con Rusia para lograr ese objetivo; y la obstrucción de la acción de la justicia por parte del presidente.

Todavía no hay información sobre cuáles son las conclusiones finales que ha extraído Mueller, que hasta el momento ha imputado a treinta personas -varias de ellas de su círculo íntimo en la campaña y en su Gobierno- y ha conseguido que varios de ellos se declaren culpables y colaboren con la justicia. Pero ayer una fuente del Departamento de Justicia aseguró a diversos medios estadounidenses que el fiscal especial no había recomendado ninguna imputación adicional. No está claro qué consecuencias legales saldrán del informe final, pero eso parece una buena noticia para Trump, que ha calificado la investigación desde su inicio como una ‘caza de brujas’ partidista orquestada por sus enemigos políticos.

Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, exigieron ayer que Barr haga público el informe en su totalidad y que entregue toda la documentación relativa al mismo al Congreso y que no permita que Trump tenga poder decisión en qué partes pueden fuer del conocimiento público. Es posible que hay información que aunque no tenga consecuencias legales para Trump, sí suponga un problema político.

Hasta ahora Barr ha expresado que su intención es dar al informe «la mayor transparencia posible».