Putin recibe al presidente cubano Díaz-Canel en su residencia de las afueras de Moscú

0
112
Miguel Díaz-Canel comenzó hace dos días en San Petersburgo su segunda visita a Rusia en menos de un año, la primera en calidad de presidente de Cuba, y fue hoy recibido por su homólogo ruso, Vladímir Putin en Novo-Ogariovo, la residencia del máximo dirigente ruso en las afueras de Moscú.

El encuentro se produce pocas semanas después de que en la capital rusa estuviera también Evo Morales, Nicolás Maduro, el vicepresidente del Consejo de Ministros cubano, Ricardo Cabrisas y de que, en lo que va de octubre, la isla caribeña recibiera las visitas del primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, y del máximo responsable de la seguridad en Rusia, Nikolái Pátrushev. En mayo, en La Habana estuvo también el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Un trasiego incesante de autoridades entre Moscú y sus «amigos» iberoamericanos con el trasfondo de las sanciones estadounidenses a Cuba y Venezuela, las protestas en Ecuador y Chile y ahora los resultados electorales en Bolivia y Argentina.

«El año pasado ya viniste en visita oficial -en noviembre de 2018-, pero como presidente es la primera vez y quiero por ello felicitarte al haber sido elegido como tal» al frente de Cuba, le dijo hoy Putin a Díaz-Canel al recibirle en el Palacio de Novo-Ogariovo en referencia a su designación del pasado 10 de octubre. Según el jefe del Kremlin, «Rusia siempre ha simpatizado particularmente con la posición independiente de Cuba y su política soberana».

Putin quiso subrayar también que, pese a las dificultades que atraviesa la isla, «el volumen de intercambio comercial entre nuestros países creció el año pasado un 33%». Añadió que «está claro que en las condiciones actuales en las que se encuentra Cuba, no es fácil resolver los problemas económicos y sociales». Pero, subrayó, «en general, lo está haciendo con éxito y nos complace contribuir al fortalecimiento de su Estado».

El dirigente cubano había sido recibido antes por Medvédev, quien le dijo que se acordaba «con mucho cariño de mi visita a su país a principios de octubre». En el centro de las conversaciones han vuelto a estar de nuevo las sanciones de EE.UU. con medidas que golpean a las inversiones, el envío de remesas, el turismo y, sobre todo, la importación de carburantes, tratando de garantizar los suministros de petróleo procedentes de Venezuela y de la propia Rusia.

Díaz-Canel se reunió en San Petersburgo con el gobernador local, Alexánder Beglov, y, antes de verse con Medvédev, mantuvo un encuentro con empresarios rusos. Según el Kremlin, la presencia en Rusia del presidente cubano tiene como objetivo «fortalecer todavía más la asociación estratégica ruso-cubana en diversos campos y abordar los asuntos más candentes de la agenda internacional».

Compra de armamento ruso
Entre los acuerdos que hoy serán suscritos en Rusia y Cuba uno se refiere a la modernización de la red de ferrocarriles cubanos. Está también prevista la concesión de un crédito a La Habana por valor de 38 millones de euros para la compra de armamentos rusos.

El país caribeño ha mantenido tradicionalmente muy buenas relaciones con Moscú y de lo que se trata ahora es de seguir profundizando en la cooperación, algo que Cuba necesita para su modernización y Rusia para mantener vivo un eje antiaislamiento y de oposición a las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea.

Putin hace tiempo ya que se comprometió con La Habana a propiciar el desarrollo del país en todos los terrenos: defensa, infraestructuras, energía. La petrolera estatal rusa Rosneft, que suministra crudo a Cuba ante la caída de volumen del que llegaba procedente de Venezuela, realiza ya prospecciones en la isla, cuyas reservas de crudo se calculan en 20.000 millones de barriles.

A mediados de octubre, Pátrushev firmó en La Habana con el ministro cubano de Interior, Julio César Gandarilla, un memorándum de colaboración en materia de seguridad. El documento «establece intercambios regulares de ambas naciones sobre seguridad internacional y regional» y la celebración de consultas sobre las respectivas prioridades estratégicas, informó entonces la agencia estatal Prensa Latina. Días antes, Medvédev había suscrito en la isla ocho acuerdos y convenios de ámbito industrial y agrario.

Ayer, el presidente ruso aceptó la invitación de su homólogo cubano de viajar otra vez a La Habana y éste la de asistir en Moscú el año que viene a las celebraciones del 75 aniversario de la Victoria soviética sobre la Alemania nazi en la II Guerra Mundial.